La importancia de la aspiración de la secreción nasal acumulada.

Aspirador Nasal/junio 29, 2016

El catarro nasal es muy común en niños y bebés, éstos se resfrían o contraen gripe en promedio seis veces al año.

La enfermedad implica la inflamación de la mucosa nasal (rinitis), la que en la mayoría de los casos es viral. Si no es tratado adecuada y oportunamente, la secreción nasal acumulada se convierte en un caldo de cultivo para numerosas bacterias. En este caso, la secreción nasal líquida se vuelve más espesa y supurante e incluso forma costras que causan desordenes y complicaciones respiratorias como inflamación del oído medio, sinusitis, traqueitis y bronquitis.

 

Los recién nacidos y bebés pequeños sólo pueden respirar por la nariz, no por la boca. Por esa razón, una congestión nasal que le impida tomar aire por la nariz, puede provocar graves problemas respiratorios. Incluso los niños más grandes sufren incomodidad por esta causa.

 

Para prevenir o evitar las molestias y desordenes respiratorios de la secreción nasal acumulada, ésta debe ser removida previamente. Los niños más grandes son capaces de sonarse la nariz, sin embargo los recién nacidos y bebés pequeños aún no. Por lo tanto, la secreción nasal debe ser removida por succión. Los aspiradores a motor sólo están disponibles en hospitales así que aspirar la nariz varias veces al día es imposible. La secreción debe ser succionada tan frecuentemente como un adulto se sonaría la nariz. Baby – Vac es perfecto para dicho fin y puede ser usado incluso en niños más grandes. La succión no lastima la membrana nasal y ha sido probado clínicamente por instituciones internacionales. Baby – Vac succiona la secreción, no con la fuerza de la aspiradora sino con su ayuda, ajustando automáticamente su potencia.

 

Si no se produce descarga en el cilindro colector cuando se usa Baby – Vac, el procedimiento debe detenerse. La hinchazón de la membrana nasal también causa una obstrucción que, por supuesto, no puede ser removida por succión. Un resfrío que persista algunos días o una semana debe ser examinado por un médico para descartar alergias, amigdalitis u otras complicaciones. Además de usar el Baby – Vac, puede ser necesario el uso de gotas, anti inflamatorios, vitaminas y antibióticos que sólo deben ser administrados por orden médica.

 

Autor:

Dra. Julianna Geller.

ENT Specialist Phoniater

Validado en México por:

Dr. Jaime Enrique Encinas Reza

Medicina Interna AECEM-30094

Tambien podría gustarte